RECOMENDACIONES

DE INVIERNO

¡Prepara tu hogar este invierno!

 

Durante los meses de otoño e invierno, las paredes y vidrios pueden mojarse, especialmente por las mañanas y con mayor frecuencia, en días de baja temperatura exterior. Esta agua es producto de un fenómeno llamado condensación. La condensación se produce en el interior de la vivienda debido a que la humedad del aire se transforma en agua al contacto con las superficies frías de muros o vidrios de las ventanas. A mayor diferencia de temperatura, entre el aire interior y el exterior, se tienen muros perimetrales más fríos los que condensarán con mayor facilidad. Este problema se acentúa en los muros de la vivienda orientados al sur. La condensación en general tiene consecuencias desagradables tales como; manchar y desprender las pinturas, dañar los papeles murales y favorecer la formación de hongos principalmente en las esquinas inferiores, tras las cortinas y tras los respaldos de las camas. Este problema en gran parte se debe a la falta de ventilación, al tipo de calefacción y a los hábitos de uso de la vivienda.

Recomendaciones